El gran infierno.

#Vida #Recuento #Desamor 


Dos citas, unas chelas, algunas risas y juramos nunca separarnos, el amor de jóvenes ¿No? El amor al alcohol combinado con soledad e ilusión, dirán los que saben. 


Aquella noche morí por tercera vez en tu boca prodigiosa en movimientos dulces y palabras certeras al corazón, mi cuerpo reaccionó regalándote un chorro abundante que sorbiste con dedicación. El cielo.


 ¡Por fin nos habíamos encontrado y brindamos por eso!


 Tocas el cielo con las manos y las puntas de tus pies lo imitan. 
 Me empiezo a dormir, hay sangre caliente no puedo dormir.
 Diez veces morí contigo y en ti.
 Amaneció y tú te habías ido. 



 El infierno vino después; verte con otros repetir la misma historia, escuchar sus promesas, verlos contigo y saber lo que aquellas manos descubrirían, lo que al cabo de unos días conocerían de ti.
 Un gran infierno. 



                  

Entradas más populares de este blog

La sonrisa perdida.

Doce pasos

Cálidas nalgas.