Adicto





 Un buen cazador puede identificar una trampa a kilómetros de distancia por qué simple y sencillamente las conoce todas. Una carnada, una emboscada y el irremediable final.
 Así que Scott lo supo desde que descubrió a Cross paseándose por su ciudad, pudo imaginar los hilos invisibles moviendo a las marionetas para desempeñar este juego.

 Tomo de un bolsillo de su chaqueta la gorra que jamás usa pero que lleva por si se presenta la oportunidad, ahora es el momento. El plan es simple, ir al bar mas cercano, pasarse un poco con los tragos, ser un idiota, seguir bebiendo y cuando moleste a los demás irse a casa, iniciar una discusión con su esposa, cosa que será fácil ya que ella odia que llegue bebido, tiene años que no lo hace pero esta noche es especial, se gritaran un poco, ella lo correrá de la casa y él disgustado tomará su equipo de montaña para irse por unos días. Una coartada plausible, se encargó de que el Sheriff lo viera. Este tipo de cosas tiene un margen de error y hay que ser metódico para anticiparse.
 Desde que salio del bar alguien lo sigue, condujo errático todo el camino y a ratos un poco veloz para mantener su fachada.
 
 Piensa en dirigirse a una de sus múltiples ubicaciones seguras pero disfruta el juego y lo mas seguro es que las tengan vigiladas, tendrá que hacer esto con un simple cuchillo.

 Richard entendió de inmediato el plan, vio paso a paso como lo iba desenvolviendo justo como él lo hubiera echo. Ni siquiera hizo falta entrar al bar sabia de sobra lo que pasaba adentro, aun fuera lograba escuchar las risas estridentes y en cierto momento logro escuchar los vasos romperse.
 Su profesionalidad lo hace viajar ligero de potencia de fuego, una M1911 le ofrece apoyo, pocos tiros pero letales, una credencial de una agencia de detectives con cede en N.Y. le otorga el permiso de portar armas de fuego eso y algunos billetes podrían agilizar cualquier inconveniente.

  Le mira salir tambaleándose como un gran actor, quizás hasta huela un poco a alcohol y haya dejado convencidos a los presentes de que bebió mucho… Para los demás solo será la noche en la que Scott perdió un poco el juicio pero lo pasaran por alto más cuando comience a repartir disculpas a diestra y siniestra. Mentes pequeñas al final de cuentas.

 
 La hermosa charada continúa, lo veo tomar el coche y una pequeña maleta, de inmediato su mano izquierda cruza sobre su pecho para sentir el peso del arma, lo reconforta un poco. Le sigue a menos distancia, ambos saben lo que va a pasar, solo buscan no llamar tanto la atención y alejarse, pasando los primeros 5 Km. Scott pisa el acelerador y apaga las luces del auto, 110, 130 km. En un instante. Cross acelera para mantener el paso, lastima que no esta en su terreno, no conoce los caminos, solo los recorrió una vez y ligeramente los memorizo, domina su adrenalina antes de que esta lo domine a él.
 
  Intenta mantenerle el paso pero es mas que evidente que esta vez no puede hacerlo, por primera vez Cross se pregunta si es el hombre adecuado para este trabajo…
 Tras 500 metros Scott orilla el auto y sale disparado de el, corro colina arriba, es un hombre viejo pero con la fuerza de un joven de 30 años, algo poco habitual.
 Richard alcanza a reaccionar antes de impactar su auto al que le dejaron frente al camino, lo retraza apenas unos segundos y ni con la fuerza de sus brazos impide el golpe de su pecho contra el volante.

 Cada segundo que pasa el Bagre gana más terreno y tiene tiempo para elaborar un plan lo que hace a Cross ir mas deprisa, los 10 años que los separan en edad no se notan, ambos se conservan asombrosamente bien, aún para lo que hacen. El rastro que dejo el bagre es fácil de seguir, echo tan a propósito que un novato en una noche sin luna lo encontraría.

 El primer paso es desarmar a Cross, Scott lo sabe y corre directo hacia la cañada, conoce la caída y la profundidad del agua, nada mortal. Justo cuando comienza a escuchar el agua correr, comienza a borrar su rastro, cuida cada paso haciéndolo un poco mas complicado.
 
 La montaña y la adrenalina ponen a Cross en una pequeña desventaja, su cuerpo tarda un poco mas de tiempo en adaptarse a la altura, mala suerte en realidad, la vida conspirando con la muerte, la monedad ha sido lanzada al aire… El bagre sale disparado desde su escondite toma a Cross por la espalda, lo eleva ligeramente, aprovecha ese instante para dar la potencia que le resta a sus piernas, Cross aun mas rápido de lo que esperaba gira y toma de la chaqueta a su agresor, cruza su brazo tratando de apuntar su arma hacia atrás y aprieta el gatillo, dos segundos después ambos caen por el pequeño desfiladero.
 
 La corriente no es fuerte en la superficie, lo que le dificulta nadar al bagre, en cambio Cross esta en su elemento, en un tris esta en la superficie esperando a ver donde va salir, tiene el arma en la mano, quizás el agua haya mojado el martillo y no pase nada pero tiene una oportunidad y tiene que tomarla.

Entradas más populares de este blog

La sonrisa perdida.

Doce pasos

Cálidas nalgas.