Tercer Piso.






 He ofrecido mis manos y mi amistad mas sincera, he conocido lo mejor y lo peor de algunas personas, me he desilusionado por lo terribles que podemos llegar a ser como humanidad.  Nunca me canso de decirlo; errores los tengo por montones, defectos de carácter, orgullos, corajes, prejuicios… y la lista sigue.

 Tiene años desde la última vez que escribí una pequeña reflexión al cumplir años. Ya comienzo a dudar que esta sea la excepción. Crecí. Mucho o poco no lo podría decir. Solo extraño a quienes debo extrañar, dejo en el olvido a los que lo merecen y continúo.

  Aquella tendencia a ser depresivo ha ido desapareciendo. Gracias a un grupo de personas por eso,  por su apoyo, les tengo tan cerca que a veces creen que están del otro lado del país. Mis pensamientos vuelan con ustedes. Ni siquiera hace falta que los mencione ellos leerán esto.

Sigan vibrando.
                        

Entradas más populares de este blog

La sonrisa perdida.

Doce pasos

Cálidas nalgas.