Juegos de Seducción.




  La realidad es que poco importa su nombre, está aquí y ese es un error que aun no sabe que ha cometido, cruelmente no me detendré a explicarle los “Cómos” y “Porqués” culparía a su mala suerte o agradecería a la buena mía (No lo sé) (No me importa) Inicio el juego que llevo tanto tiempo practicando; contacto visual, una sonrisa, reducir el espacio que nos separa, inocente contacto físico.
  No lo vio venir, la caballerosidad como disfraz de seducción.
La calma que antecede al huracán se hace presente en la atmosfera de la habitación, perversamente decido si caerá en el sofá o la cargare hasta la cama.  La premura del deseo dicta una orden y yo pronto obedezco esclavo de mis más bajas pasiones, el Tío Sade estaría tan orgulloso de mí pero aun así hare que hasta él se sonroje…

  Ella sabrá que un beso le dio de lleno en los labios, aunque es otra la parte de mi anatomía la que anhelo rosar contra sus labios (ambos) despacio, con calma, sin pretensiones, no hay presión, aplicando viejos trucos que siguen dando buenos resultados. Dulces palabras en mi voz, salidas de lo más bajo del infierno, puedo sentir su calor en mi garganta mientras son pronunciadas, queman un poco, de la nada, rompo el ritmo, de los veinte bajo a cero. Nada ha pasado, retomo el hilo de su conversación mientras la imagino desnuda y tendida sobre mi cama.

 Oportuno recuerdo mis modales y le invito algo de beber; agua ¡siempre piden agua! Tendré que dejar de incluirla. Ella se acomoda el pelo, cruza las piernas con un poco de duda, por mucho que lo intente no puede disimular esa expresión de su rostro, regreso con 2 vasos de agua, trata de seguir el hilo de la conversación pero le cuesta trabajo, me levanto y le doy la espalda, enciendo el estéreo, Cerati y su melódica voz  me recuerda que este es un juego… Harto estoy de jugar, en lugar de llevarla al cielo camino del infierno e investigar si tiene la flexibilidad de una gimnasta, abandono tales pretensiones.

  El resto de la tarde transcurre entre risas.


 


Agradecimientos especiales a:
El fotógrafo: Chars.
La Guapa Modelo:
Eri-K Luna.
 Por darme la oportunidad de hacer realidad este espacio.



Entradas más populares de este blog

La sonrisa perdida.

Doce pasos

Cálidas nalgas.