“El hedor de mis culpas”




Esto sucedió ya hace varios años 8-9 por ahí.


Odio mi memoria, puedo recordar el núm. Telefónico de mis ex, sus cumpleaños, lo que comí hace un mes y otras cosas que ya no me son útiles.
Añore tanto el poder olvidar, hoy que lo he logrado me arrepiento. El como la conocí es una de esas cosas que no puedo recordar.
 Por azares del destino o mala suerte nos rencontramos.
Un día me dijo, "se todo de ti" y no le creí, me hablo de "Jesús" y que por él estaba de nuevo en su camino… eso me incomodo bastante, en general debato con las personas que se esmeran en hablarme de religión, cuestiono su fe, me convierto en un ateo de hueso colorado e inclusive me burlo descaradamente de ellos.

Fuimos novios… cuando éramos pequeños, tendríamos 10 años cuando mucho, según sus recuerdos el día de su cumpleaños (cumplía 10) nos hicimos novios.
Intercambiamos teléfonos, mails y algunas miradas picaras, esto por supuesto altero bastante a mi novia de aquel entonces… un par de días después me preparaba para ducharme, fuera ropa y toalla la cintura, a punto de salir de mi alcoba, el teléfono sonó. Jenny, con un caluroso "Hola" no paraba de hablar, me preguntó "como estas?" aproveche esa oportunidad para decirle que estaba ocupado, pregunto que hacia, le respondí que estaba desnudo, listo para tomar una ducha, dice espérame, pensé ¿no entendió la indirecta?
A través del auricular escuche movimiento creí que el teléfono se le había caído al piso, lo levanto, dijo "listo"  ¿listo que?  "Me he quitado la ropa, ahora estamos iguales" no le creí… me moleste un poco, intente cortar la conversación, no me lo permitió, le cuestione si en realidad estaba como decía, incrédulo al fin de cuentas.
 Bastante incomodo con la situación, en esos tiempos pensaba en no hacer lo que no quería que me hicieran; pensaba en mi novia y como se sentiría al saber de esto, al mismo tiempo no quería colgar y deseaba saber a donde llevaría la charla. No tarde mucho en averiguarlo… me hablo de su ropa interior, el camisón transparente que recién se había comprado y que no había podido lucir, faldas, tacones, fantasías… a pesar de ser una fanática religiosa era bastante perversa. Le di poca importancia, quizá para disminuir sentimientos de culpa, en el fondo pensé que era solo una mentira, su forma de caer bien y agradar.

No me dio tiempo de ducharme me, solo me cambie de ropa y me puse mucho desodorante.

El primo de un amigo, curiosamente era mi vecino, siempre que tenia un problema, iba corriendo a tocar mi ventana, 2 o 3 años mas chico ,lame botas pero una buena persona que me agradaba. Cometí el error de comentarle lo sucedido con Jenny, error fatal... pero esa es otra historia.*

En una ocasión Jenny me pidió que la acompañara el centro a comprar piezas para hacer pulseras, acepte, aquel domingo nos encontramos cerca de mi casa, llego puntual y ataviada de pies a cabeza en color blanco, en contraste yo vestía completamente de negro, otra vez me hablo de su religión e intento convencerme para que la acompañara a su parroquia, recibió tremenda negativa.
 Me habló de su novio, de como iban mal las cosas, asentí y guarde silencio terminamos rápido las compras, se molesto por el cigarrillo que encendí intento arrebatármelo, no lo logro, fume uno mas solo para hacerla enojar. Puedo ceder cuando me piden que me abstenga de fumar pero cuando olvidan las palabras yo olvido los modales. Aun era temprano, las 11 para ser exactos, a mi novia la veía hasta las 6 o 7 tenia algunas horas que matar, cariñosamente me invito a almorzar en su casa, me ofreció lo que quisiera, no encontré motivo para negarme, comida es comida!
  Llegamos a su humilde casa de 4 pisos, tan impactante por fuera como por dentro, vi una chopper estacionada a la entrada, el gym de la casa, el cuarto de juegos con mesa de billar, bien humilde la casa, me intrigo, le pregunte a que se dedicaba su papá, comento que tenia una cadena de tiendas de autopartes.
En la cocina nos recibió su mamá, ¡La señora me recordaba! nombre y apellido eso me intimido un poco, nos preparo el almuerzo, puso la mesa, no me dejo ayudarle en nada, me mantuvieron sentado, pusieron la mesa y cuando estaba listo para comer, juntaron las manos y me pidieron que bendijera la mesa, no sabia que decir … ¿Dios ? ¿Jesucristo?  ¿Virgen de Guadalupe?? A quien le agradezco los alimentos, soy católico por herencia y ateo por convicción.  Recordé una vieja oración de los alimentos que solíamos decir los domingos en los almuerzo después de misa, resulto apropiada, hoy en día aun la aplico.

Paso el almuerzo sin más, agradecí a la señora por los alimentos, tome mi plato y junte los de ellas, me encamine al lavabo, pero tampoco me permitieron lavarlos. Jenny en la primera oportunidad me llevo a su habitación, conocí el camisón del que me hablaba, se lo pego al cuerpo, intento hacer un gesto sexi, en su lugar le salió una mueca cómica. Saco una libreta del armario (su diario) busco unas paginas y me las enseño, decían que su primer beso había sido conmigo y que aun me recordaba. De alguna manera y con cierta gracia escape de esa situación incomoda.
No recuerdo ese beso.
 Los días pasaron con rapidez, el trato de Jenny comparado con el de la novia era distinto, lentamente se fue metiendo dentro de mi piel, le desarrolle un grado intenso de cariño, puso en evidencia cosas que me incomodaban de mi relación, hasta que gano. Un día sin que se lo esperara le dije a mi novia que "Necesitaba tiempo para pensar" estaba bastante molesto como para no volver a hablarle. Manipulado, influenciado, tonto.
De alguna manera Jenny, toco esas fibras sensibles, la inconformidad, la molestia, bla, bla, bla.
 Ya sin novia, me fue mas fácil dejarme llevar, despegue los pies del suelo, tener a una persona que te procura hasta el mas mínimo detalle, la caricia, el beso, la sonrisa,  el como estas, me tubo a sus pies, e inteligentemente lo quiso aprovechar, de nuevo el deja de fumar, la conversión a su religión, me harte y levante la vista, vi mas chicas interesadas en mi. Me sentí más tonto que nunca.
 ¿Es infidelidad si a tu novia le pediste tiempo y tuviste algo con otra persona,  no  verdad?

Tenia tiempo postergando el tener intimidad con Jenny, ella quería hacer el amor y todo el paquete romántico, quizá un "Te amo" "Juntos por siempre" y esas cosas típicas de la juventud (al menos la mía) pero yo solo tenia disponibles saludables “mueve el trasero muñeca” “Ahora te toca arriba” y demás cosas que me apenan mencionar.
Yo recién había perdido la correa y lo ultimo que deseaba era atarme a alguien, sin importar que tan bien me pudiera tratar, mas que nada tenia dudas, sentía algo fuerte por la recién ex´s.
Deje de contestarle los mensajes a Jenny, me tire en la cama, apague el cel, no vi a mis amigos, comprendí el error que estaba cometiendo, vi mis tonterías.
Eso no me salvo de la visita de Jenny, tuvo suerte, estaba solo en casa, entramos pronto a mi habitación, la ropa voló por los aires y en un instante....  ¿Por qué lo hice?
 No le hice el amor, no le dije que la quería, no la bese, no me importo romperle la blusa, no me importó lo que mi corazón decía, salí de mi mundo cuadrado, repleto de reglas y un código a seguir,  fui un tanto salvaje, mas que acostarme con ella, re-afirme lo que temía… Tengo oscuros demonios que a veces necesitan ser satisfechos.
 Calló profundamente dormida después de tanto alboroto, sentí el vacío al que aun no me acostumbro del todo, acompañado e irremediablemente solo. Tome un cigarrillo de la chaqueta que colgaba de una silla, quise disipar mis dudas con humo, pero sus ronquidos me sacaron del trance, la observe detenidamente por algunos minutos, babeaba la almohada, estaba fuera de si, podría haberse terminado el mundo en ese instante y ella no lo notaria.

Considere seriamente la opción de ser novios, no la amaba, de eso estaba seguro, lastima… si tan solo me hubiera dado cuenta un par de horas atrás.
Abrió los ojos sorprendida, "Que hora es?" "Van a dar las 7" me pregunta si se quedo dormida por mucho tiempo "Algo, si"  busca su ropa, no aparece toda, tengo la sospecha de que salió por la ventana, por fortuna es una prenda que no se notara que no usa. "Tenemos que hablar" le aviso, "nos vemos mañana en el parque cerca de tu casa, a la hora de siempre" asiente, presurosa se retira. Me pongo el pants que estaba a los pies de la cama, miro la cama y esta me repugna; quito todas las sabanas, la funda de la almohada, todo va directo a la lavadora. Hay un aroma en mi habitación y no me gusta, es el hedor de mis dudas, abro la puerta, fumo, quemo incienso pero el olor prevalece.

Al otro día nos encontramos, me entrega un poema que me escribió, me parece tierno y hermoso, realmente pienso que conoce todas mis cualidades. Intenta repetir la dosis del día anterior, en parte lo consigue, al final solo atino a decirle que "Necesitaba tiempo para pensar" la misma frase dicha dos veces en menos de 30 días. Todo un cretino.
 Llego mi cumple, me felicito, me regalo un anillo de plata con "Fenhor" grabado.
 Reitero mi pregunta ¿Cuenta como infidelidad si le pides a tu novia tiempo y terminas la relación?  En mi punto de vista anterior, diría que si, que lo que paso cuenta como infidelidad, aunque técnicamente no, no tenia novia. Un pequeño detalle que no discutí con nadie.
Termine regresando con mi ex´s a ella si la amaba.

 Y hoy en Julio del 2012 comprendo que debí decirle la verdad y aceptar las consecuencias como un hombre y no el arremedo que fui.  Sé que ahora no es el tiempo adecuado y que un sincero “Lo siento” no arreglara nada, sin embargo:

 Lo siento.

Entradas más populares de este blog

La sonrisa perdida.

Doce pasos

Cálidas nalgas.