Semáforo


 
  Algo me platicaba pero me distraje con el andar de una joven “mea culpa” pensé para mis adentros, volví a poner atención a lo que decía y en un segundo retome el hilo de la conversación, nada trascendental, nada que valga la pena recordar o mencionar.
  Es un poco distraído, a veces confía mas de lo que debería en mi, llegando a la esquina, el semáforo aun esta en verde podría avanzar pero me incomoda ir a la mitad y que cambie a rojo, así que prefiero esperar, la gente comienza a juntarse para cruzar, me pregunto si la joven con el pantalón entallado anda por aquí, la busco con la mirada pero no la encuentro…
 Dicen mi nombre en un tono que me hiela la sangre, como si hubiese hecho algo malo y me fueran a regañar. Giro la cabeza para afrontar al que este dispuesto, no hay nadie, Vale tengo un nombre bastante común.
 Levanto la vista para ver del otro lado de la acera, encuentro una chica que viste una playera rosa, tan llamativa que no puedo más que pensar lo mucho que odio ese color, su mirada es la que me impresiona, vacía, carente de alegría. Ha durado mucho el semáforo en esta esquina, el parloteo de la persona que acompaño ha tomado intensidad de nuevo, me abruma.
 Y sin mas la chica avanza, una camioneta azul se acerca peligrosamente a exceso de velocidad, ¡La va a atropellar! Uso mi cuerpo para apartar a la gente que se interpone en mi camino,  es estúpido lo que intento hacer… demasiado tarde…
 La Camioneta  atravesó a la chica como si no existiera, esta cruza la calle sin mirar a nadie y se pierde a mis espaldas, incrédulo miro a mi alrededor, nadie dice nada.
 El semáforo cambia y avanzamos, no le doy más importancia.
 20 Días después escribo lo sucedido.

Entradas más populares de este blog

La sonrisa perdida.

Doce pasos

Cálidas nalgas.