Tratado de Impaciencia



Sentido de pertenencia o mejor dicho la falta de saber de donde era o a que pertenecía, me hizo reinventarme, mate lo que había sido como persona, como a un perro sarnoso le dispare desde lejos cuidando no mancharme.
  Y me encontré un vacio, no pertenecía a ninguna parte, no tenía a donde ir, no sabía a dónde ir,  los amigos los sentí  como seres extraños, como esa persona a la que llamamos “DIOS”, dicen que está ahí, hay que tener “fe” pero cuando lo necesitas no estira los brazos para sostenerte, ni te dice una palabra de ánimo como se requiere escuchar.
  
DIOS no tiene nada que ver con esto, tarde lo aprendí y de alguna manera hice las paces con él o él con migo, aunque a veces jugamos a ver quien cree menos en quien.

 El vacio, resuena con eco, un eco frio y estremecedor, haces todo lo posible por llenar ese vacío, intente vanamente llenarlo con lagrimas, error, las malditas entre las grietas escaparon, al fin humano con todos sus vicios (algunos más arraigados que otros) Es de conocimiento general el cómo me busque en el fondo de las botellas y al final una cosa llevo a la otra, beber te hace pensar todo desde otro punto de vista, o eso lo hacen las drogas, no recuerdo.

 Comencé compartiendo mi coraje con el mundo, pobre qué culpa tiene?? Sin embargo le hice pagar el precio y hoy aun lo zarandeo a mi antojo. Jamás tome en cuenta el factor “gente nueva” novato?? Humildemente diría que sí.
 Entre el coraje, las sabanas y la desesperación encontré resonancia- simpatía.
Y le llame “amiga” no solo por etiquetar, no sé bien porque pero lo hice, la simpatía creció, paulatinamente la amistad también. Vi un poco del mundo a través de sus ojos y culpable me gusto. Por un momento pensé en llenar el vacío con ella, hacerla lo que me faltaba, amor, cariño, pareja…

 Tan lista o si, tan lista!! Lo advirtió y aclaro prontamente, sentirse defraudado fue inevitable, no por ella si no por mí, vi 2 maneras de continuar la historia, resentido por hacerme bajar de mi nube o continuar sin involucrar sentimientos de pareja.
 Creo haberlo logrado.

 Es la primera que se mantiene en”zona de amigos” a salvo de mis mal sanas intenciones, pero el contacto se pierde por tiempo, falta de interés, madures. La distancia hizo patente su lugar, habrá quienes digan que no importan las distancias, quizá tengan razón con el amor, pero esto es distinto.

  No sé cómo comportarme, se vale decir “Te quiero” “Te extraño”??  No me arrepiento, no me retracto. Y quizás lo haga de nuevo.

Destino, cita, casualidad, interés, ninguno de los anteriores. Hace unas horas tuve el gusto de conocerla en persona, no la cubría una aura de luz, ni sonaron trompetas desde el cielo, ni mi corazón acelerado vatio con fuerzas al ímpetu de la pasión, ni corrí a abrazarla con dulzura, ”ni acabamos en la cama , que es donde acaban estas cosas …”Nada!! Mas impersonal no pudo ser. Entendí que ni fu ni fa. El resto de la tarde divague en todo y en nada. Todo esto ni siquiera debería de haber pasado.

  Quizá pronto reviva la ilusión y escriba una novela, mientras tanto planto bien los pies en la tierra, miro al frente y espero lo que venga.

Entradas más populares de este blog

La sonrisa perdida.

Doce pasos

Cálidas nalgas.