No es que muera de amor...



  Hacía mucho no despertaba  sintiéndome, feliz, completo, satisfecho.
  Tan metido aun en mí sueño, que me negué a despertar!!  Me negué a dejar a esa mujer, sin duda era ella, eras tú!! Princesa, amada, novia, amiga, complemento, mi todo, eso me enloquecía, resaltaba mis errores hasta su máxima expresión.
  
 Justo donde no te busco, te encuentro, mi atención se centra en tu rostro, tu cuerpo, te amo y me siento transparente, tonto, como un niño.
  
 Y eres mis amores, el lunar que solía morder cada noche, la sonrisa que recuperaba mis ánimos, los labios dulces que rosaban más que los míos, la mirada en la que encontré respuestas, las manos prodigiosas de caricias, la voz que tantas veces pronuncio mi nombre.
  
 El día avanzo y con ello el recuerdo de aquel bizarro sueño amaino, solo la sensación perduro.
Aun espero encontrarte disfrazada entre alguien que conozco, espero, espero, espero.
Moriré esperando te reveles altiva, excepcional.  
Moriré de pasión diluida en mil noches.
Que no comprendes que lo único que anhelo es morir de amor en ti??
 Al diablo las tardanzas!!

Entradas más populares de este blog

La sonrisa perdida.

Doce pasos

Cálidas nalgas.