Ritual


                

 Ha pasado mucho tiempo; sabes, los buenos amigos son difíciles de encontrar y aun mas difíciles de mantener cerca… Ya he perdido amigos, buenos amigos, mejores amigos, casi hermanos y alguna novia que creo (aun) muy importante. ¿A que me refiero con esto?  Simple, ya no puedo darme el lujo de perder más gente que me importa, leí o quizás escuche a alguien decirlo (no lo recuerdo, no me sorprende) “Conforme pasan los años se hace mas difícil encontrar amigos irremplazables” Y demonios que tiene razón.


  Por eso ahora estas leyendo esto, ya sabes que no me gusta andar por ahí diciendo “te aprecio” o “te extrañe” peor aun decir “te quiero” también sé que a veces son necesarios.
 Trato (no se si lo logre) pero a menudo llevo a personas importantes en mis pensamientos, si, eres una ¿no lo habías notado?  Valla que eres lenta… (Broma) mala broma, estoy de acuerdo.

  Tratar no es suficiente, tampoco soy muy “normal” a la hora de escoger métodos para resolver situaciones, esto no es la excepción.


 Así que puse a mi mente a resolver esto, después de un rato corrí a mi biblioteca personal, que contiene “ciertos volúmenes” que bueno, si me encontraran con ellos en la edad media me quemarían en una hoguera 6 o 7 veces, suerte para mi, ya no hay Santa Inquisición.
 Manos a la obra, moví, las novelas que sirven de tapadera a ese material clasificado y lo encontré, forrado con algo que parece piel (no se de cual) completamente escrito a mano, en un lenguaje raro, parte latín-español-portugués.
   Leerlo no me resulto difícil, conseguir los ingrediente por otro lado… Pelos de camello y ojos de rana ¿quien vende esto? ¡Aaarg! Pero no me desanime.
  El pelo de camello lo encontré en el zoológico (lógico, ¿no?) los ojos de rana los venden en el barrio chino, el resto eran cosas muy sencillas y a mi alcance. Seguí las instrucciones al pie de la letra, con un poco de nervios y manos temblorosas.
 La receta que seguí:
 Mezcle 2 huevos a punto de turrón.
Agregue 3 tazas de harina a 1 litro de leche, mezcle bien.
Precaliente el horno a 280° por lo menos 10 minutos.
Derrita 250 grs. de mantequilla y agréguela a la leche.
Integre ½ taza de azúcar morena, si pone mas se hace muy dulce (y no quiere eso)
Junte todos los elementos en un recipiente para hornear.
Agregue pintura vegetal (roja)

Mezcle todo muy bien, meta el horno a 180° por 40 minutos y tendrá un rico pastel.
 Ya que había terminado me di cuenta que había confundido los libros, “Encantamientos” y “Libro de cocina” se parecen mucho…
  Si te lo preguntas el pastel quedo rico.

NOTA. 
    No confiar más en mi conocimiento de latín – portugués.


 De mala gana salí a la calle a interpretar la danza de invocación que me encontré en una página de la red.
 ¿Tienes idea de cuanta gente se reunió para mirarme hacer el ridículo? Cuando llegaron a 50 los dejé de contar, con suerte en breve encuentres el video en youtube. Lo peor fue que me equivoque de danza, era la de la lluvia y casi me cae un rayo L 
  Esto comenzaba a ser desesperante, pensé en consultar una bruja pero ¿porque molestar a mi ex novia?
 Lo que me dejo en el mismo punto de partida con un pastel y una lluvia que no paro en 5 horas.
 
Sho.
Sho.
Bla.
Bla.
Bla…

   Espero haberte arrancado una sonrisa y aprovecho para recordarte cuanto te estimo.

Entradas más populares de este blog

La sonrisa perdida.

Doce pasos

Cálidas nalgas.