Huixtoc (De Demonios internos y externos)

  
Sé que escuche mi nombre, como en un susurro proveniente del viento, de inmediato lo descarto, son los chicos que acaban de bajar a las Fallas y me están haciendo una broma.

 Me asomo por la pendiente, me da un poco de vértigo, siento la cuerda húmeda entre mis manos y me da cierto grado de “confort”.


 Miro a mí alrededor, conozco bien este valle, no hace mas de 1 mes que estuve aquí, recupero la cuerda, es pesada, aparte de estar mojada por la escalada en la presa, tiene fango, detesto el fango! Se pega con facilidad a la ropa y no te lo puedes quitar de las manos tan fácilmente. Un nudo de “8 tejido” sirve como anclaje, tan fácil como seguro. Pronto lo deshago y comienzo a enrollar la cuerda del cuello a un costado de mi cuerpo.


 El camino esta marcado, seria visible incluso de noche, avance a paso veloz, quise llegar antes a la siguiente pared y asegurar la cuerda. Camine durante mas de 10’,me adentre en el bosque. Llevo poco mas de día y medio en esta montaña, ha llovido tanto que la noche pasada “dormí” mojado, ahora de nuevo llueve, con la lluvia desciende la neblina espesa y capaz de perder a cualquiera.

Acelero el paso lo mas que puedo, suena fácil caminar rápido y solo con una cuerda. Tenia la mente llena de tonterías, pensé en alguna que otra persona y me pregunte que estarían haciendo, pasaron 20’ mas cuando la lluvia se dejo caer con bastante fuerza, Cada paso implicaba poner atención total, de lo contrario era caída segura.


 Termino la vereda, el pelo largo (y mojado) me impedían ver bien. , No reconozco el paisaje que me rodea, es un cruce de caminos formando una “+” subiendo por un camino a poca distancia veo una colina desde donde pretendo ver el terreno y ubicarme, sospecho que di una vuelta mal, si la memoria no me falla he caminado el doble de la distancia que debía.

Me esfuerzo demasiado para llegar a la cima, poco antes de alcanzar la cima resbalo y bajo hasta medio camino, me cuesta el doble de esfuerzo llegar a la cima de nuevo. Algunos moretones mas tarde, lo he logrado. Intento limpiarme la cara, solo consigo embarrarme más.

La neblina hizo acto de presencia, tenia visibilidad de escasos 30 metros, a mis espaldas descubrí un camino con huellas recientes, opte por seguirlo unos metros y ver hasta donde me llevaba, 10’ después encontré una falla del lado izquierdo. Pensé que era esa la ruta que ellos habían tomado. Entre sin vacilación y prisa a la falla, llevo cerca de 20’ de retraso, lo ultimo que quiero es que piensen que me perdí!.


 Casi de inmediato encuentro un deslave sobre la grieta, no tengo forma alguna de pasar, tengo que dar media vuelta y regresar. Esto comienza a preocuparme...

Repaso mentalmente el camino que recorrí, si mis cálculos no me fallan está a mas de 4 Km de donde se supone que debería de estar...

 Me detengo unos minutos intentando encontrar mis huellas ya desvanecidas por la lluvia. Escojo una dirección que parece lo más lógico, rodeo un monte y de alguna manera regreso a donde el camino se hace una “+ ”, creo que camine en circulo...

 Tomo el ultimo cigarrillo que lleve conmigo, froto mis manos y con cuidado lo enciendo, procuro que no se moje, pienso en “Hanzel y Gretell” ellos al menos tenían migajas... río para mí, pienso en hacer un camino de colillas de cigarro.

Contemplo la posibilidad de estar completamente perdido, repaso el equipo que llevo conmigo, encendedor, cuchillo(que no sé por que no me lo quite aun a sabiendas de que escalaría) y una cuerda que pesa bastante.

Ya perdí el sentido del tiempo, no sé si he caminado por horas o solo a pasado 1.

Contemplo el peor de los escenarios, la noche se acerca, no puedo andar de noche, no con las fallas, podría caer en una. Lo que tenga que hacer, lo debo de hacer ahora ,ya sea caminar o lo mas prudente quedarme en ese sitio y esperar a que me encuentren.


 Pienso que esto no me puede estar pasando, no a mí. Yo que he subido a rescatar personas a lugares que no conozco y regresarlas con bien, no me puedo perder en un lugar que conozco!!!

  Miro al piso y escucho a mi espalda la voz de un hombre viejo decir ni nombre, no es la voz de una persona que yo conozca, me niego a voltear, sé que no puede haber nadie parado detrás de mi, lo hubiera escuchado de ser así. Cuando me di cuenta mis pies avanzaban agrandes pasos lejos de esa voz, volví a resbalar, me raspe ambas rodillas al caer, una de ellas dejo escurrir un hilillo de sangre, use mi navaja para ayudarme a subir por una pared, ya en la cima escucho de nuevo mi nombre pronunciado en esa fría voz, me estremece de pies a cabeza, sigo sin querer voltear a ver quien me llama.



Subí a un pequeño valle al fondo se dibuja una vereda, la sigo. 100 metros mas adelante ,la lluvia se detiene y el cielo se despeja , encuentro a mis amigos a escasos metros de ahí.



La versión oficial es que me detuve a abonar las plantas.



Un rato después regresamos a la zona de acampado, me acerco a mi Jefe y le comente lo sucedido, me pregunta si era la voz de un niño o de un viejo, respondo que del viejo, me pide que le cuente lo sucedido ,se lo relato con el mínimo detalle, esperaba una risa ,una alusión a mi pendejez, por el contrario recibí una explicación.


Me señala algo a lo lejos ,me pregunta que si se como se llama ese monte ,le digo que si ,que es el “Huixtoc”, asiente con un dedo, “que mas sabes de él?” Se que es traicionero ,que no debes de subir solo y que es probable que te pierdas.


“El Huixtoc” tiene un espíritu y ese espíritu a veces baja y pierde a las personas, les hace lo mismo que a ti, las llama por su nombre y cuando voltean se pierden ,muchos han desaparecido así.


 Por la descripción de la ruta que tome, me ubico en el mapa a 8 Km. De donde los iba a ver. ”No te vuelvas a meter a se valle”no me quedan ganas de preguntarle por que no.
Por la forma en la que habla sé que es bastante serio”, Tuviste mucha suerte, pocos lo escuchan y regresan para contarlo” Me vuelve a dar escalofrió al recordar esa voz, termina diciéndome que debo decir si eso me vuelve a ocurrir....

Entradas más populares de este blog

La sonrisa perdida.

Doce pasos

Cálidas nalgas.