Oda a la Puta.




De lejos y de espaldas,
eres dos grandes masas
la nuca y las nalgas.

Aunque de espaldas no conozco tus alias,
porque de ciertas no tengo las metas
ni claras las ganancias.

Porque de frente maldita puta, eres decente
y al mirarte me vuelvo demente
por culpa de tu porte indecente.

Pero puta, yo te conozco
de tus miedos y tus quereres reconozco,
que de la vida padezco
y al final esto es nuestro.


Oye puta lo que tengo que decir,
lo que contigo quise sentir
no he de desmentir
porque tu cuerpo me hizo morir.

Pues puta he de confesar,
que contigo
nada ha de pasar.


Pues mi querida puta
en la vida hay dos, el cariño y tú,
y ni una ni otra.

Ni tus nalgas, ni tu nuca.
Puta cuanto te extraño. 
 

Entradas más populares de este blog

La sonrisa perdida.

Doce pasos

Cálidas nalgas.